“En verdad os digo, que si no cambiáis y no llegáis a ser como niños, no entraréis en el reino de los cielos”, Mateo 18,1-6.