Queridos Reyes Magos,

Este año hemos sido muy, muy, buenos.

Bueno, muy, muy… no.

Hemos sido muy buenos, pero la voluntad de ser muy, muy, buenos ahí ha estado.

No hemos fallado ni un solo sábado en nuestro Grupo, hemos estado al pie del cañón durante toda la Ronda Solar.

No hemos protestado el día de campas que los macarrones quedaron como un mazacote; nos los comimos sin rechistar. ¡Y felicitamos al cocinero!

Nadie se ha escaqueado a la hora de fregar los platos.

Aquel día que hicimos una excursión quilométrica, que empezó a llover, que nos perdimos y nos quedamos sin frutos secos… no protestamos y practicamos eso de “silbar ante las dificultades”.

Y, sobre todo, hemos mantenido, día a día, esta ilusión tan nuestra, la ilusión de trabajar en equipo para construir un mundo mejor.

Ha sido un año agradable, lleno de proyectos, de nuevas caras y nuevas ideas.

Esperamos que este que acaba de empezar sea igual o mejor.

Y también, ya que estamos, nos gustaría…

  • que todas las ramas estén llenas de Castores, Lobatos, Rangers, Pioneros y Rutas
  • volver de las excursiones sin perder ni un calcetín
  • que no nos llueva en Semana Santa
  • teletransportación instantánea a la cima de la montaña cuando estamos sufriendo la gota gorda para alcanzar los 3.000 metros de altura (esto sólo lo quieren algunos pocos)
  • que nadie se rompa ningún hueso en campas
  • tener mil ideas nuevas
  • pensar en un super proyecto para presentar al Premio Proyectos Luminosos

Nosotros seguiremos trabajando intesa y alegremente como solemos hacer los scouts.

Atentamente